Cuando se tiene una pequeña empresa o un comercio, la publicidad es importante, pero las limitaciones presupuestarias son enormes. En barrios pequeños puede funcionar el boca a boca, pero casi nunca es suficiente, por eso hay que buscar herramientas eficaces que ayuden a dar visibilidad al negocio.

La más tradicional es la publicación de anuncios en medios locales o regionales, pero su alcance es muy limitado y su coste elevado, no solo hay que pagar el espacio publicitario, también su realización.

Algo parecido ocurre con el buzoneo. Publicidad a menor escala, ya que su alcance apenas suele superar los límites del municipio en el que se asienta la empresa. Igual que en los medios, hay que pagar por su realización, pero también por la impresión y por el reparto. Además, habría que preguntarse si este medio es efectivo o los folletos acaban directamente en la basura sin siquiera mirarlos.

Ofertas, cupones descuento, rebajas… son maneras diferentes de atraer clientela, pero en cualquier caso se trata de clientes que ya conocen el establecimiento y que lo único que harán será aprovecharse de las ventajas que ofrezcamos.

Y en la era de Internet no puede faltar una página web. Sin embargo, conseguir que funcione y que sea visible entre millones de ofertas y empresas similares requiere de un trabajo constante para el que suele ser necesario contratar a profesionales.

Parece que no hay más opciones, pero aún queda una que puede resultar eficaz. Se trata de los directorios o buscadores de empresas como www.buscandoempresas.es. Cada vez más habituales, tienen la ventaja de que son mucho más cómodos para los posibles clientes que los grandes buscadores de Internet. Aquí los resultados que aparecen son limitados, de modo que resulta mucho más fácil que las personas que están haciendo la búsqueda puedan llegar a interesarse por nuestra actividad.