El comparar inversiones financieras es un proceso empleado para determinar si tus inversiones actuales están o no adaptadas a ti, si estás pagando demasiado en comisiones y si tu rentabilidad está por debajo de la que el propio mercado ofrece. en tal sentido es necesario acudir a expertos que revisan los datos suministrados para después realiza y presentar un informe.

La información será algunos de los indicadores más importantes de un plan de inversión como los siguientes:

1. Rentabilidad histórica y/o esperada

2. Caída máxima en el último año

3. Costes y comisiones

4. Diversificación por activo, sector, geografía y divisa

Cuando decidimos invertir pensando en nuestro futuro, pudiera pensarse que es difícil dar ese gran paso económico. Pero empezar es mucho más sencillo de lo que podría parecer. Veamos algunas de las inversiones más populares que la gente suele elegir, junto con algunos trucos que pueden ayudarte, y cómo hacer uso de ellos.

1.      Fondos mutualistas

Muchos inversores empiezan con los fondos mutuos por una razón muy sencilla: proporcionan una cartera de inversión diversificada incluso si solo dispones de una cantidad de dinero modesta. Los fondos de inversión recogen una gran cantidad de dinero de muchos inversores y después lo invierten colectivamente, generándole al inversor una rentabilidad proporcional al dinero invertido. 

2.      Acciones

Invertir en las acciones de una compañía individual te ayuda a afinar tu capacidad inversora. Las acciones representan la titularidad de una compañía determinada, dándote el derecho a recibir dividendos y a votar en ciertos asuntos corporativos. Si a la compañía le van bien los negocios, el valor de la acción suele subir a largo plazo. Pero si la compañía tiene problemas, tus acciones pueden perder valor.

4.      Fondos cotizados

Los fondos cotizados o ETFs son híbridos que combinan características del fondo mutualista y de las acciones. Al igual que los fondos mutualistas, los ETFs reúnen dinero de múltiples inversores e incorporan muchas inversiones subyacentes. Comparten sin embargo con las acciones que también se negocian a través de brokers en la bolsa a lo largo de la jornada. Al combinar los atractivos de ambos sistemas de inversión, los ETFs han ganado popularidad en los últimos años.

5.      Materias Primas

Las materias primas son objetos físicos que tienen valor, y van desde los metales industriales y preciosos hasta producciones agrícolas o energéticas. Con algunas materias primas – especialmente el oro y la plata – es fácil obtener la posesión física del objeto. Con otras, la mayoría de los inversores utilizan inversiones alternativas que no requieren que se tome posesión de los bienes físicos.

Hallar la combinación especial

No es necesario invertir en todas estas categorías de inversiones, aunque las conozcas a todas. Para los principiantes, un fondo mutualista básico o un ETF son probablemente la mejor forma de empezar. Al ir acumulando conocimientos y experiencia comenzaremos a sentirnos más cómodos y podremos incorporar acciones y bonos, así como inversiones en materias primas, para redondear nuestra cartera.