desgaste-neumatico

El desgaste de un neumático no siempre está determinado por su kilometraje. Puede estar vinculado a múltiples criterios, como una presión inadecuada o un estilo de conducción agresivo. Pero ¿debería reemplazar siempre los neumáticos gastados?

Es difícil estimar con precisión la vida útil de un neumático. A esta pregunta respondemos que un neumático puede tener una longevidad que va desde los 7.000 a los 77.000 kilómetros.

Estos son nuestros consejos para aprender a detectar signos de desgaste y si es necesario reemplazar los neumáticos.

Desgaste normal

El desgaste normal de los neumáticos es relativamente fácil de comprobar mediante el indicador de desgaste de los canales. Si la banda de rodadura ha alcanzado la marca, significa que está en su umbral mínimo de uso y que es obligatorio reemplazarla.

Algunos fabricantes ofrecen indicadores intermedios para evaluar la pérdida de seguridad en condiciones de humedad según el desgaste de la banda de rodadura. Los especialistas de motortown.es te pueden asesorar al respecto con información oportuna.

Desgaste anormal

Existen diversos patrones de desgaste que no concuerdan con un funcionamiento normal del neumático. Veamos de qué se trata:

Desgaste central 

Si tus neumáticos tienen un desgaste más pronunciado en la mitad de la banda de rodadura, probablemente se deba al hecho de que conduce con una presión excesiva.

Desgaste en las orillas

El desgaste de los bordes suele estar relacionado con la presión insuficiente de los neumáticos, lo que puede aumentar si se conduce con regularidad por carreteras con curvas.

Un coche sobrecargado es un factor que agrava el fenómeno. Recomendamos que verifiques la presión de inflado y reemplaces los neumáticos si se alcanza el nivel de desgaste.

De un solo lado

Para este tipo de desgaste, generalmente se trata de un problema de geometría o del mal estado de una parte del tren de rodaje (triángulo, rótula, etc.).

Nuestra recomendación es hacer revisar el coche en cuestión en un taller especializado para detectar el origen del problema y reemplazar los neumáticos si se alcanza el nivel de desgaste.

Desgaste de facetas

El desgaste de las facetas se detecta mediante un fuerte ruido de rodadura. Ocurre en el eje trasero y suele estar relacionado con un problema de diseño.

Desgaste de diente de sierra

Este deterioro se produce en las ruedas motrices y puede provocar vibraciones importantes durante las fases de frenado y aceleración.

La causa suele ser muy poca presión. Recomendamos que verifique la presión de inflado y reemplace los neumáticos si se alcanza el nivel de desgaste.

Nuestro consejo es que prestes mucha atención al estado de tus neumáticos porque son uno de los elementos que más influyen directamente en la seguridad que ofrece tu coche.