Vine, el inédito servicio para repartir vídeos reducidos de Twitter para iPhone, ha confirmado cómo su debut quedaba apagado por el escándalo. La aplicación, utilizable desde el jueves en la Apple Store (la tienda online de Apple), se llenó de vídeos pornográficos, y uno de ellos inclusive se coló en la sección Editors pick (la selección hecha por los editores).

Tras recibir profusos comentarios de clientes mostrando su desaprobación, la red de microblogging canceló el vídeo en cuestión de tal consideración, atribuyendo lo sucedido a un desacierto de los editores mas sin dar más aclaraciones.

Twitter, la célebre red social de 140 caracteres, lanzó la semana anterior Vine, un servicio gratuito que facilita a los usufructuarios distribuir vídeos de hasta seis segundos desde un iPhone o iPod Touch de Apple. Los vídeos pueden ser difundidos usando Vine o adjuntándolos en un tuit.

Twitter compró el anterior octubre Vine, una Industria emergente con sede en Nueva York, con el objeto de permitir a los beneficiarios de smartphones notificar vídeos en tuits, de la misma forma que emitían hasta hace hace poco las fotografías desde la aplicación de Instagram, cuya pertenencia es de Facebook. El anterior diciembre Twitter lanzó su propia aplicación para fotografías para reemplazar Instagram.

De la misma manera que sucede con los tuits, la limitación de los vídeos fomenta la creatividad, explicaba el vicepresidente de Twitter, Michael Sippey. No obstante, Vine se ha vuelto, al menos en los primeros días, en nidal de temas eróticos, todos los ojos miran a los directivos de Twitter, caracterizada por su nula libertad con el porno.