A cualquiera que le preguntéis por el dolor más agudo que jamas han experimentado, seguramente os diran que ha sido de muelas, y no precisamente por ir al dentista, quiero decir, que no os dirán que cuando más les ha dolido ha sido por una visita al dentista, sino seguramente por la ausencia de dicha visita.

Estamos hartos de oir decir que lo mejor es tener una buena higiene bucal, y muchas personas la practican, pero no siempre, y eso a la larga se acaba pagando caro, y no en términos de dinero, sino de salud y sobre todo de calidad de vida.

Yo vivo en Barcelona capital, no lo digo por nada, solo por situarme, y cada 2 – 3 años voy al dentista, y evidentemente casi siempre me saca algo, porque soy de los de naturaleza dejada y si bien intento lavarme los dientes 3 veces al día, a veces me da pereza y no lo hago. Todo esto es un suma y sigue y al final… zas… sale ese pequeño dolor de muelas, ese pinchazo inesperado o dolor cuando masticas o comes algo frio.

Si eres de mi tierra y buscas una clínica dental en Barcelona, no vas a tener ninguna excusa para encontrar, las hay de todos los tipos y colores, marcas, precios… pero por favor, visita alguna todos los años, porque sobre todo ganarás a la larga en calidad de vida. Si no me crees, párate a escuchar a personas de 70-80 años, que desgraciadamente y por motivos de la vida no pudieron cuidarse como debieron en su tiempo, y ahora siempre están con dolor por aquí, dinero en dentadura por allá, implantes, pastillitas para aguantar el dolor ocasional de una muela o nervio que está afectado.

Habla con gente conocida de tu barrio y pregúntales por la clínica dental que tengas de confianza, pregunta a varios si no te fias, pero no tardes en hacerlo, ya que lo acabarás agradeciendo.