La ansiedad es una afección mental, un miedo que aparece de forma repentina, sin saber bien a qué. Este tipo de problemática puede surgir cuando una persona se sienta amenazada, ya sea una amenaza real o bien parte de la imaginación de la persona. Son tres las categorías en las que se pueden distribuir los síntomas que surgen en los momentos de ansiedad de las personas afectadas.

  • Hiperactividad vegetativa. Taquicardia, papiltaciones, disfagia (nudo en la garganta), disnea (en muchas ocasiones en suspiros), náuseas, polaquiuria, vómitos, sensación de inestabilidad, entre otras.
  • Tensión motora. Esta categoría se caracteriza por la aparición de  fatigabilidad,  dolor muscular, temblor, inquietud motora, entre otras.
  • Hipervigilancia. Trastornos del sueño, hiperactividad, irritabilidad, dificultad para concentrarse, sensación de que ‘algo va a pasar’, respuestas de alerta o alarma exageradas, entre otras.

Estos, entre otros muchos, son los principales síntomas que una persona con ansiedad puede padecer. Para evaluar que realmente se tratan de cuadros de ansiedad es importante acudir a un psicólogo especialista que verifique el diagnóstico de ansiedad. Una vez el diagnóstico del problema sea claro y certero, habrá que ponerse en tratamiento psicológico para solucionar el problema. Este problema, cada vez más extendido en la sociedad actual, se ha convertido en una de las afecciones mentales más habituales, encabezando la lista junto  a la depresión y el estrés.
2013-06-15 12 00 03
Aquellos trastornos por ansiedad que no se traten pueden volverse crónicos, afectando negativamente en el desarrollo de la vida normal de la persona e interferir en el desarrollo de la personalidad de la persona. Acudir a un psicólogo barato y de gran reputación será clave para que aquellos afectados de ansiedad puedan recuperarse de forma satisfactoria y volver a encauzar su vida sin por ello tener que desembolsar una excesiva cantidad de dinero.