La Guardia Civil recupera dos vehículos robados, un coche y una motocicleta. Los vehículos son localizados en la ciudad de Melilla, y el robo de los mismos se había producido en  Francia y Benidorm y posteriormente trasladados a la ciudad autónoma para su venta en Marruecos.

El rescate se ha producido durante dos intervenciones, tras desembarcar de los ferrys de Málaga y Almería respectivamente, en las que han sido detenidos dos individuos. La primera intervención fue llevada a cabo al realizar los agentes del Instituto Armado un control selectivo sobre los vehículos que desembarcaban del buque procedente de Málaga, al inspeccionar un vehículo marca Renault, modelo Safrane, con placas de matrícula francesa.

Así, ha detallado que el automóvil estaba ocupado por dos personas que llegaba a la ciudad completamente cargado de enseres personales que impedían ver su contenido, lo que levantó sospechas. Ante ello, se determinó bajar toda la mercancía, momento en el que se hallaron ocultas en el interior cantidad de piezas sueltas de lo parecía ser una motocicleta desguazada.

Cuando examinaron el desguace que había dentro del coche, comprobaron  que las piezas correspondían a una motocicleta marca Yamaha, de 500 cc, sustraída en Francia hace unos meses.

El conductor del vehículo, que atiende a las iniciales E.B.S., de nacionalidad marroquí y residencia legal en Francia, ha sido puesto a disposición judicial como supuesto autor de un delito de robo de vehículos a motor.

La segunda actuación policial se ha desarrollado durante el cotejo de la documentación de un vehículo que llegó a Melilla en el buque de Almería, marca Peugeot, modelo 205, modelo Mito, turismo de gama media /baja, que presentaba alguna irregularidad en la misma.

Asimismo, descubrieron, tras los múltiples tramites efectuados, que el auto había sido robado el día 31 de enero pasado en Benidorm (Alicante), aun cuando las placas que portaba correspondían a un vehículo de similares características, a nombre del conductor.

El detenido, que atiende a las iniciales A.E.S., de nacionalidad marroquí y con residencia legal en España, ha pasado a disposición judicial como supuesto autor de un delito de robo de vehículo a motor.

El ‘modus operandi’ de este aparente cleptómano, al que le constituyen hasta un total de 17 vehículos a su nombre, era adquirir automóviles de esa gama y filtrarlos a Marruecos y una vez allí, tras quitarles las placas de matrícula, regresaba a la península. Conéctate aquí.