La ITV es la Inspección Técnica de Vehículos. Su objetivo es comprobar que el coche está apto para conducir sin suponer un peligro ni para uno mismo, ni para los pasajeros ni para el resto de conductores. Los vehículos tienen que pasar la ITV al cuarto año de su primera matriculación, después debe hacerse cada 2 años y con más de diez años de antigüedad cada año. La inspección consiste en comprobar el estado de conservación tanto de los elementos externos, (carrocería, retrovisores, limpiaparabrisas) como de los internos (Asientos y cinturones de seguridad) así como de los frenos, el alumbrado y la señalización, la dirección y suspensión, los neumáticos y la emisión de gases contaminantes. Si el vehículo no pasa la inspección tienes hasta dos meses para arreglar los desperfectos.

¿Cómo puedes preparar el coche para la ITV?

Tú mismo puedes revisar tu coche y ahorrarte en taller. Te damos unos cuantos consejos:

*Comprueba que las luces funcionan y que están bien reguladas. También tienes que comprobar que la óptica no está astillada o descolorida.

*Comprueba que el claxon funciona.

*Mira bien el limpiaparabrisas. Las escobillas y el líquido de lavado.

*Comprueba los cierres de las puertas y las elevalunas.

*Mira bien los neumáticos. El estado del dibujo y la presión.

*Repasa los cinturones de seguridad. Tira de ellos con brusquedad para ver que cumplen bien su función de seguridad.

¿Qué otros consejos te damos?

*Lleva toda la documentación en regla y bien ordenada para no marear al inspector.

*Evita llevar el maletero cargado

*Lleva el coche lo más limpio posible, será una forma de dar una buena impresión al inspector.

*No lleves el depósito de combustible al tope.

Si necesitas cambiar alguna pieza y tu presupuesto no llega, te recomendamos como una buena alternativa piezas de segunda mano de coches.